Make your own free website on Tripod.com
 
 
 
 
 
Comprenderás...
 
_________________________________________________________________
 
 
 
 
 
 
Cuando en las mágicas noches las campanas echen a volar regocijadas por el nacimiento de un nuevo amor, revitalizando el gozo y la alegría...a partir de ese momento transcurrirán por tu mente infinitas imágenes de cuánto has vivido: verás pasar toda tu experiencia a modo de balance, en una síntesis apretada. Entonces: 

Comprenderás que has reído incontables risas y llorado incontables lágrimas y quizás no todas han sido sinceras o justificadas.
Comprenderás que has pronunciado una enorme cantidad de palabras, pero sólo unas pocas tenían un real contenido y merecían ser dichas.
Comprenderás que has pasado por sitios y por gentes inútiles para tu existencia, porque en nada enriquecieron tu alma; y en cambio seguiste por sitios y por gentes donde eras imprescindible sin ni siquiera reparar en ellos.
Comprenderás que cierta vez, cuando lograste un triunfo y creíste que era algo hermosísimo y brillante, apenas si viste de lejos un atisbo de la gloria y no valía la pena envanecerse. Casi todos los que te adularon entonces, se han olvidado de aquel logro.
Comprenderás que aquella vez que amaste y fuiste correspondido, con ese amor de besos inmensurables, valió la pena la lágrima que selló el adiós y que a veces tarda en secarse.
Comprenderás que en aquella vez que amaste en vano, no tenía sentido llorar por los rincones, porque se trataba apenas de un espejismo que tu corazón se empeñó en endiosar.
Comprenderás que cuando fuiste pobre y renegaste de tu pobreza, no entendías que a cambio Dios te estaba dando otros bienes inmateriales que envidiaría el más rico de todos los seres.
Comprenderás que cuando fuiste rico y subiste a pedestales de soberbia, creyendo que todo podía comprarse, cometiste un gran error; porque el dinero no puede comprar tantas cosas como los tontos creen.
Comprenderás que la vida está hecha de costumbres y de esperas. Que a veces las costumbres se convierten en horas vanas e inútiles, pero vale la pena transitarlas, porque significa que estás vivo.
Comprenderás que Dios ha sido tan generoso en las cosas que te concedió como en las que te negó. Él sabe la razón de ambas decisiones.
Comprenderás que el ayer no tiene remedio, que el hoy es apenas un instante. Que la vida comienza mañana...
Por eso, cuando escuches un latido en tu interior pon tu espíritu de fiesta como nunca antes y piensa que en este instante, tú mismo estarás renaciendo a un nuevo amor.
 

- autor desconocido -

 

R e g r e s a r