Make your own free website on Tripod.com

LA FLOR
Pastor John R. Ramsey

"Tengo muchas flores -dijo-, pero los niños son las flores más bellas que existen" 
Oscar Wilde


En un tiempo, una persona me proveía de una rosa para la solapa de mi traje todos los domingos. Como siempre recibía la flor, en realidad no pensaba demasiado en el tema. Era un gesto agradable que apreciaba, pero sé convirtió en una rutina. Sin embargo, un domingo, lo que consideraba común resulto muy especial.

Salía del servicio religioso dominical cuando se me acerco un jovencito. Caminó directamente hacia mi y me dijo:
-Señor, ¿qué va a hacer con su flor?
Al principio no sabia de que hablaba, pero luego entendí.
-¿Se refiere a esta? -le pregunte, y señale la rosa pinchada en mi chaqueta.
-Si, señor -sintió el-. Si va a tirarla, me gustaría tenerla.

En ese momento sonreí y le dije, con mucho placer, que podía quedarse con mi flor, al tiempo que le preguntaba que pensaba hacer con ella. EL muchacho, que debía de tener menos de diez años, me miro y dijo:
-Se la daré a mi abuela, señor. Papa y mama se divorciaron el año pasado. Yo vivía con mi madre, pero cuando se volvió a casar, quiso que viviera con mi padre. Viví con el un tiempo, pero dijo que no podía quedarme mas, por lo tanto me mando a vivir con mi abuela. Ella es buenísima conmigo. Cocina para mi y me cuida. Ha sido tan buena que quiero darle esa linda flor por quererme.

Cuando el niño termino, apenas podía hablar. Tenia los ojos llenos de lagrimas y supe que me había emocionado hasta lo mas hondo del alma. Me desprendí la flor. Con la flor en la mano, mire al niño y le dije:
-Hijo, es lo mas lindo que he oído hasta ahora, pero no puedes llevar solo esta flor porque no es suficiente. Si vas hasta el pulpito, veras un gran ramo de flores. Distintas familias las compran para la iglesia todas las semanas. Por favor, llévale esas flores a tu abuelita porque ella merece lo mejor.

Como su ya no me hubiera emocionado lo suficiente, dijo una ultima frase que siempre recordare con mucho cariño. Dijo:
-¡Que día fantástico! Pedí una flor y conseguí un ramo lindísimo.

 

Regresar